Aceites de pescado

Filtrar

Filtros activos

Mostrando el único resultado


Los aceites de pescado, una fuente de salud

Los aceites de pescado son un complemento imprescindible para el organismo, sobre todo por su alto contenido en ácidos grasos Omega 3, los EPA Y DHA, que además de retrasar el envejecimiento y cuidar la salud cerebral, ayudan a tratar una gran cantidad de enfermedades crónicas o inflamatorias como la artrosis, la diabetes, el cáncer, la insuficiencia renal y las enfermedades cardiovasculares.

Entre las propiedades más importantes, podemos destacar:

Son antiinflamatorios muy efectivos, ya que el EPA está asociado a la inhibición de unas enzimas llamadas ciclooxigenasas, que son las que aceleran la formación de sustancias que generan el dolor y la inflamación. Por lo que también actúan reduciendo el dolor muscular y articular.

Son estimulantes cognitivos que aportan grandes beneficios a nivel cerebral en perros y gatos, por lo que se recomienda introducirlo en la dieta de la forma adecuada.

Mejoran la salud visual gracias a los ácidos grasos de Omega 3.

Refuerzan el sistema inmunitario: el aceite de pescado aumenta las defensas y protege frente a enfermedades.

Son moderadores del estrés, puesto que producen sustancias como la serotonina y la dopamina que disminuyen los estados de ansiedad y tensión.

Eliminan el exceso de grasa. A través de numerosos estudios, se ha podido comprobar que el EPA reduce la hiperlipidemia, eliminando o disminuyendo el exceso de grasas saturadas.

Fortalece el pelo y la piel: está demostrado que los animales que toman aceites de pescado tienen un pelo más sano y fuerte, además de evitar problemas en la piel debido a procesos alérgicos.

Favorecen la salud renal, sobre todo en animales de edad avanzada.

Mejoran considerablemente la salud cardiovascular de los mamíferos en general, actuando como grandes protectores del sistema circulatorio y el corazón.

Tienen propiedades anticancerígenas: ya se están realizando estudios en animales, una vez constatada su acción para disminuir las posibilidades de cáncer de colon y de mama en humanos.

Como podemos observar, los aceites de pescado son auténticas fuentes de la salud para nuestros animales.

El problema que encontramos, es que ningún organismo humano o animal puede sintetizar estos ácidos grasos. Sin embargo, los vegetales, SI pueden sintetizar los Omega 6 y algunas algas marinas microscópicas, pueden producir los de la familia Omega 3.

Si alguno de estos ácidos grasos está presente en algún tejido animal, es porque se ha alimentado de los vegetales que lo contienen. Por eso, los peces acumulan bastante Omega 3 y 6, ya que se nutren de plancton marino que SI lo produce.

Por ello, es importante conseguir de fuentes directas, como el aceite de pescado, la cantidad adecuada de ácidos grasos EPA y DHA.

Y a la hora de elegir un aceite de pescado, recomendamos tener en cuenta tres aspectos importantes:

1. Que procedan de pesca sostenible

2. Que cumplan con todos los controles de la Unión Europea

3. Que no contengan metales pesados.